Los Reyes Magos…

Desde que tenemos uso de razon, existen 3 fechas que todo niño siempre tiene en mente; La del cumpleaños, la del fin de las clases y la de la llegada de los Reyes Magos o Santos Reyes o como les llame cada quien.

Recordar esa fecha es especial para los que ya no somos “clientes” de ellos, ya que  regresamos a años atrás en los cuales,  era divertido vivir ese proceso:

– Analizar que queriamos, ya sea por comerciales o juguetes que veiamos en la tele.

– Escribir la carta con el típico; Queridos Reyes Magos, este año me he portado bien ( Ay aja ), asi que este año quisiera pedirte….

– Explayarse pidiendo lo que uno pensaba que le podrian traer

– Quizas reescribir la carta 1 o 2 veces mas por aquello del ya me arrepenti.

– Poner la carta y esperar al 6 de Enero en la mañana

Aquí hagamos un parentesis porque podian suceder muchas cosas como; no dormir, esperando cada media hora el momento preciso para salir disparados a la sala a buscar los regalos, aunque tambien estaban los que de plano se dormian a las 8 para despertar temprano y unos cuantos mas solo esperaban a que los reyes dejaran su carga y corrieran a verlos.

– Una vez encontrados los juguetes, se procedía a; abrirlos en silencio, salir corriendo a mostrárselos a los papas y demás familiares que habia, llamar a los primos, salir con los vecinos o algunos solo los veian y decian, al rato juego.

– En algunas ocasiones al abrirlos regalos uno procedía a iniciar la operación “robo hormiga ” la cual consistía en ubicar los controles remoto y lamparas para quitarles las pilas, porque en muchas ocasiones, los regalos no tenían las incluian.

– El paso final era salir cual aficionado del cruz azul en el 97  a celebrar y mostrarle tus juguetes a tus amigos, aqui tristemente algunos estaban felices y otros no pues como ya es sabido, en ocasiones los reyes no median con la misma vara o con la misma cartera, pero bueno.

La tecnologia nos invita a pedirle a nuestro rey mago favorito

Ya con el tiempo, era inevitable comenzar a sospechar como es que los Reyes Magos hacian su magia? Porque los papas estaban atentos y en ocasiones “negociaban con sus hijos” sobre lo que podrian o no recibir y mas aun que en las tiendas veias juguetes por montones. De hecho recuerdo que donde viviamos luego ibamos en grupos a JUGUETIRAMA  a darnos ideas de que es lo que pediriamos…

Asi que unos antes otros despues, pero al final supimos de donde venia la “magia” y entendiamos el porque a veces aun porque nos portaramos bien, no todo llegaba, claro, algunos lo supimos por deduccion, a otros les tuvieron que informar y la gran mayoria lo supo cuando algun ojeis chamaco se le ocurrio divulgarlo en la escuela…

Como sea, buenos o malos dias de Reyes, creo que en menor o en mayor grado todos disfrutamos esa etapa en la que teníamos fe y esperanza en la humanidad y era divertido tener los nervios de punta esperando que el sol saliera el 6 de Enero…..

A un amigo le dejaron esto al lado de sus tenis... true story

Anuncios

6 Responses to Los Reyes Magos…

  1. El Bastardo de la Cadena says:

    Buenos recuerdos 😥

  2. wesitos says:

    Gran, gran spoiler, no leer:
    l
    l
    l
    l
    l
    los reyes magos en realidad son:
    l
    l
    l
    l
    l
    Melcher, Gaspar y Baltazar

    • Meerkat7 says:

      Lo leo y loleo….XD

  3. CoLoR3Ds says:

    Acá (en el norte) no se hace tanto rollo por los reyes magos. Desde que tengo un poco de uso de razón, recuerdo como la hacía de pedo (y creo que la siguen haciendo de pedo) los de televisa transmitiendo todo un recorrido o algo así. Pero acá si amanecen regalos o cosas por el estilo pero siempre eran como que los “extra” después de navidad.

  4. omarrm says:

    Lolié con lo del robo hormiga

    Acá lo que rifa es en la navidad pero yo sí llegué a pedirle a los reyes magos muchisimas cosas y me llegaba lo que les daba su chingada gana jajaja

  5. wesitos says:

    una vez me fui a dormir al sillon que estaba mas cerca del arbolito, le hice un hoyo a la cobija para ver cuando llegaran, desgraciadamente mi plan funcionó y así rompí el encanto a la tierna edad de los 9 años 😦

A %d blogueros les gusta esto: